La edad no está reñida con una buena salud bucodental.

El aumento de la esperanza de vida ha hecho que en las últimas décadas se incremente de manera considerable el número de personas mayores de 65 años.

A pesar del paso de los años podemos mantener nuestra boca saludable, y para lograrlo es muy importante que conservemos nuestra dentadura sana.

cuidaros con mayores

No se debe descuidar la limpieza  de toda la boca, incluyendo además las encías, la lengua y el paladar.

Una boca limpia, sana, con dentadura completa y en buen estado:

  • Permite una buena masticación de los alimentos, en la boca se inicia el proceso de alimentación.
  • Permite una buena digestión y tener una buena nutrición.
  • Permite hablar bien.
  • Permite mantener y mejorar la apariencia personal elevando la autoestima.

La dentadura postiza (prótesis dental), debe cuidarse tanto como la propia dentadura, es importante observar si esta se desajusta o desadaptada, ya que generara incomodidad, dolor y molestia, y no cumplirá con una buena masticación, ni alimentación.

El envejecimiento no debe ser sinónimo de pérdida de salud.

Sin embargo, entre los mayores existe cierta tendencia a sobrevalorar su buen estado de salud, lo que unido al hecho de que estos pacientes expresan una menor sintomatología lleva en muchas ocasiones a que no reciban el tratamiento pertinente o a retrasarlo (lo que hace que los tratamientos sean menos efectivos).

Hay muchas enfermedades sistémicas, que son especialmente frecuentes en los ancianos (como la diabetes o determinados trastornos cardiovasculares), que de manera directa o indirecta influyen en la salud bucodental: bien porque lesionen la boca o porque incrementen trastornos ocasionados por la mayor acumulación de placa bacteriana.

Pero, además, algunas enfermedades bucales (como la periodontitis) comparten las mismas causas.

La prevención y tratamiento precoz de los problemas de la encía, ayuda a conseguir en la edad adulta una mejor calidad de vida, la boca también envejece.

Los cambios que se producen a lo largo de los años en las estructuras orales se adaptan a las variaciones propias que induce la edad, por lo que en muchas ocasiones no deben ser considerados como trastornos o enfermedades.

Los trastornos fisiológicos se producen en el esmalte, desgaste, diente más amarillo y menos transparente, grietas y fisuras; cemento; dentina, disminución de la sensibilidad y de la permeabilidad de los dientes, y pulpa.

Disminuye el volumen pulpar y se reduce la vascularización, lo que convierte a la pulpa en una estructura más vulnerable y a la vez menos sensible a los estímulos externos…

La pérdida de tejido dentario no provocada por caries es uno de los problemas que aumentan su prevalencia en la vejez, debido a la mayor conservación de los dientes en los mayores.

Son frecuentes problemas tales como la atrición (o desgaste dental por el contacto de diente contra diente), la abrasión (o desgaste por la fricción de un cuerpo externo, como un cepillado excesivo), o la erosión dental (debida a factores como la ingesta de bebidas ácidas, los vómitos frecuentes o el reflujo gástrico).

Además de estos cambios aparecen otros menos habituales: dificultad para masticar, a mucosa bucal pierde elasticidad y los tejidos se adelgazan, pérdida del sentido del gusto y el olfato en portadores de prótesis con mala higiene oral, alteraciones en la saliva, lo que puede desencadenar sensación subjetiva de sequedad de boca (xerostomía), que en muchos casos se debe a una patología sistémica o al uso de ciertas medicaciones.

Otras señales como el mal aliento o el sangrado en las encías tampoco se deben ignorar

Son afecciones comunes entre los mayores, pero fácilmente evitables.

abuelo cepillandose «La higiene, el cepillado tras las comidas (incluidas las prótesis), los autocuidados y la prevención son fundamentales también en los mayores».

Estos son algunos consejos para preservar la salud bucal durante la vejez:

  • Tomar mucha agua: El agua contiene flúor y ayuda a evitar la caries dental, también reduce la sequedad bucal y mantiene el cuerpo hidratado.
  • Cepíllase los dientes por lo menos dos veces al día con un cepillo de dientes de cerdas medias (cambiarlo cada tres meses). También puede ser beneficioso el uso de un cepillo de dientes eléctrico, si sufre alguna discapacidad de movilidad.
  • Enjuagarse la boca al levantarse y después de cada comida con pasta dental, bicarbonato, platas medicinales, y u otros productos caseros; tomillo…con esto último también hacer  buches o gárgaras, que ayudan a prevenir el mal aliento y las infecciones.Acto seguido, hay que enjuagarse la boca con agua limpia.
  • Límpiate entre los dientes con seda dental u otro limpiador interdental.
  • Si portas prótesis dental removible, hay que limpiarla cada vez que comes, con un cepillo y jabón (nunca productos tipo lejía, ni pasta de dientes).
  • Las cremas adhesivas es un aliado para los pacientes que son portadores de prótesis totales o removibles, ya que asegura mayor y mejor estabilidad y fijación. Además los adhesivos ayuda en el proceso que tiene el paciente en acostumbrarse al uso de la prótesis, ya que el adhesivo ayuda a repartir mejor las fuerzas de masticación sobre la mucosa. Entre las contraindicaciones sobre su uso esta si el paciente es alérgico a alguno de sus componentes, y si la perdida ósea y de tejidos blandos en los maxilares es excesiva. Hay que tener en cuenta la cantidad de adhesivo que se colocara en la prótesis ya que el concepto de «más es mejor» no se aplica.
  • Tener cuidado que no queden restos de comida entre los dientes. Utilizar una gasa, o un pedazo de tela limpia envuelta en uno de los dedos, y limpiar donde su cepillo no entra.
  • No introducir palillos, ramas de hierbas, ni puntas entre los dientes, esto puede causar heridas e infecciones.
  • Aumentar el grosor del mando de los cepillos, utilizando telas para coger mejor el cepillo.
  • Evitar fumar porque la nicotina del cigarro mancha los dientes y deja mal aliento, además afecta a la función digestiva y respiratoria
  • Al realizar la limpieza de los dientes con el cepillo, también se debe masajear las encías, esto ayuda para que los dientes no se aflojen, muevan y caigan.
  • Si se presenta dolor de muelas, consultar al dentista.
  • No usar sustancias que puedan dañar la dentadura.

http://clinicamima.blogspot.com.es/2016/05/implantoprotesis.html

RECUERDE: » La boca es la puerta de entrada más importante de nuestro cuerpo»

Abrir chat