Hace siglos se elaboraban elixires a base de hierbas, sal, carbón, menta e incluso orina, por su contenido de amoníaco.

colutorio

 

 

 

La definición de enjuague, por la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) dice lo siguiente;

“Un enjuague bucal es un vehículo de transporte de un determinado producto que puede producir sensación de frescor en la boca, quitar manchas, reforzar el esmalte, controlar la placa, reducir la sensibilidad dental o eliminar las bacterias presentes en la boca responsables de las enfermedades periodontales, caries y mal aliento. Por lo tanto, antes de comprar un determinado enjuague debemos preguntarnos cuál es el fin para el que está destinado y consultarlo con el dentista”.

¿Es realmente necesario usar colutorio?

Peter Arsenault, odontólogo y profesor del Tufts University School  dijo que los colutorios tenían beneficios, pero que su uso no era esencial, ya que apenas tenían efecto sobre las bacterias que causan el mal aliento. Esta opinión la comparten varios odontólogos.

Nunca van a poder reemplazar a la pasta y el cepillado, sino que son más útiles para reforzarlo.

No obstante, la SEPA aclara que existen recientes estudios que demuestran que determinadas formulaciones son eficaces contra la halitosis para disminuir el número de bacterias presentes en la boca y para el tratamiento de distintas patologías orales.

Quizá el ámbito de  utilización más discutido sea su uso en la prevención de las patologías asociadas con la placa dental.

A pesar de su utilidad en estos casos, también son numerosas sus desventajas.

La SEPA indica que los colutorios con clorhexidina puede tintar los dientes y la lengua, alterar el sentido del gusto, descamar y resecar la mucosa oral, favorecer el depósito de cálculo gingival, producir reacciones alérgicas, reducir la flora bucal y favorecer la aparición de resistencias si se utiliza durante largos periodos de tiempo. Estos efectos secundarios aparecen en distinto grado e intensidad dependiendo de otros factores relacionados con los ámbitos de vida de las personas (cepillado, consumo de tabaco, café, etc.).

Otros productos no presentan casi efectos secundarios

La variedad de enjuagues bucales disponibles en el mercado genera cierta confusión a la hora de elegir el más adecuado.

Componentes habituales:

La clorhexidina es, de acuerdo a los estudios científicos, el agente antimicrobiano más eficaz y está presente en la mayoría de enjuagues, se usa durante un tiempo limitado.

El alcohol, el uso de colutorios con alcohol no debería recomendarse en ciertas personas, como por ejemplo en niños pequeños, en ex alcohólicos y en personas con problemas en la mucosa oral.

Pero hay más razones por las que los expertos consultados aconsejan evitarlo: Deshidrata la boca, aumenta la aparición de úlceras, retarda su curación.

A la gente le gusta la sensación de frescor y limpieza que deja en la boca, pero es engañoso porque es transitorio.

En resumen son prescindibles, salvo excepciones y usándolos correctamente.

“Los colutorios pueden ayudar a solucionar un problema de forma puntual.

El riesgo está en si se abusa de ellos y por eso es necesario que el dentista indique cómo tomarlos y la duración del tratamiento”, explica Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas de España.