La enfermedad periodontal o periodontitis es una infección de los tejidos que soportan los dientes (coloquialmente se llama “piorrea”).

La placa bacteriana se acumula entre los dientes y esto daña a los tejidos y a los dientes, creando a la pérdida de soporte de los mismos.

bacterias

En etapas avanzadas, la enfermedad periodontal puede provocar dolor y sangrado en las encías, movilidad de los dientes e incluso su pérdida.

 

 

 

La gingivitis o inflamación de las encías generalmente precede a la periodontitis.

Aunque no todas las gingivitis progresan a periodontitis, es conveniente, acudir o consultar a la minima señal.

En la etapa inicial de la gingivitis, las encías están inflamadas y sangran fácilmente durante el cepillado dental.

Los principales síntomas de la periodontitis;

  • Halitosis o mal aliento
  • Encías rojas o inflamadas
  • Sangrado de encías
  • Dolor a la masticación
  • Sensibilidad de los dientes
  • Movilidad de los dientes
  • Retracción de las encías

El tratamiento, dependerá del grado de afección de soporte del diente, lo más importante es aprender y mantener una correcta higiene bucodental.

Se ha demostrado en estudios que las bacterias que provocan la periodontitis, aumenta la probabilidad de cáncer de esófago ( estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York -EE.UU. ).

La periodontitis provoca hipertensión ( estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Dental Eastman del Colegio Universitario de Londres -Reino Unido)

Hay que mantener un estilo de vida saludable y una buena higiene oral.